lunes, 12 de febrero de 2018

El mural más grande


El mural más grande
Crónicas perdidas

“Una crónica es un relato que parece una mentira”
Leonardo Padrón 
Por: Edinson Martínez
@emartz1



Por estos días de agosto, una avería de importantes proporciones en la red de suministro de agua potable nos ha mantenido en algunas partes de la ciudad sin el preciado líquido por un lapso de unos cinco días. En otras zonas, y municipios aledaños menos afortunados, los cinco días se han convertido en el doble del tiempo citado. La verdad, es un mal endémico al que nos hemos habituado sigilosa y subrepticiamente por décadas, hoy es frecuente ver por doquier tanques plásticos, construcciones subterráneos y dispositivos de cualquier variedad, para prevenir la ausencia cada vez más prolongada del agua. Sólo recuerdo en mis tiempos remotos de niñez aquellos días en que abrir el grifo no era un acontecimiento excepcional, en ese entonces, ver salir por el tubo el festivo chorro transparente del apreciado fluido, era una obvia cotidianidad que rara vez se ha repetido luego. Posteriormente, todo ha sido una calamidad en crecimiento hasta nuestros días. A mediados de 1990 –tal vez durante el mismo mes de agosto– un grupo numeroso de personas se citó ante las autoridades del gobierno municipal, en una especie de cabildo abierto, para expresar a viva voz su queja colectiva por la falta perenne del agua, eso ocurrió en la sede del entonces Concejo Municipal de Lagunillas, a una cuadra de donde tiempo después –un año para ser precisos– ocurriría la trágica explosión del local comercial conocido como tiendas ALF. Pues bien, en medio del barullo de inconformidades, una persona, como suele pasar siempre en estos tumultos, gritó su malestar y a renglón seguido sugirió la puesta en servicio del antiguo tanque del INOS de Las Morochas, mole de concreto edificada en los días finales e iniciales de las décadas de los 60’ y 70’ del siglo pasado, precisamente para atender la demanda de agua potable de la pujante ciudad.  Habían transcurrido para aquel momento unos treinta años de culminada su construcción, tres décadas de emerger como un coloso de hormigón equivalente a un edificio de trece o catorce pisos que con seguridad llegó a convertirse en la edificación de mayor altura de la ciudad. Nunca se puso en servicio, jamás se vertió agua en él para que cumpliera la función para la cual fue edificado, suponemos, como hemos dicho antes, que para aquellas fechas de construcción, el crecimiento de la población comenzaba a generar una demanda de agua potable considerable, y, por tanto, era menester disponer del almacenamiento adecuado y posterior distribución en la red de tuberías locales. Sin embargo, nada de eso ocurrió, el Titán de concreto comenzó a formar parte de nuestro paisaje urbano y la vista citadina se fue acostumbrando a verlo. A fuerza de mirarlo, como según parece sucede con todo aquello que apaciblemente se posa en nuestras vidas, se nos fue haciendo invisible, mimetizado en la somnolencia colectiva que fija sus ojos sobre la cotidianidad sin percibir la excepcionalidad.

Intrigado por aquella ocurrencia del anónimo personaje salí de la asamblea rumbo al mentado tanque, en efecto, era macizo y grande, imponente al verlo a pocos metros, nunca estuve allí antes, quiero decir, tan cerca como en aquella ocasión; también como para el común de los habitantes, nos habituamos por décadas a ver dicha estructura del modo tan corriente que su figura no significaba nada para nuestra vista. Una pequeña puerta de metal en uno de sus ángulos, era lo único que interrumpía la continuidad de toda la superficie de concreto que se levantaba hacia las alturas del cielo, la puerta se apreciaba a simple mirada desde la calle lindante, junto a un par de amigos nos acercamos a ver los detalles de su interior, a curiosear lo que mal protegía el destartalado acceso ferroso. A medida que franqueábamos la distancia entre la calle y el futuro mural, notamos su entorno exterior, un perímetro rectangular abandonado, descuidado, con una vegetación baja, de esas que con el olvido se fortalecen y se entremezclan con unas florecillas amarillas rebeldes a ras de tierra. Abrimos la puerta sin ninguna dificultad y todo su interior se desplegó ante nuestros ojos, el eco avasallante del más modesto de los sonidos hacia ininteligible cualquier conversación; en medio de la oscuridad sólo aliviada por la luz del exterior que entraba desde las alturas a través de unas ventanillas o tragaluces, que hemos de apuntar, todas ellas bien dispuestas, diseñadas a la misma distancia unas de otras para cumplir la función de hacer entrar la luz solar,  además, de la que naturalmente permitía la puerta metálica, pudimos notar una enorme cantidad de papeles en el suelo, muebles de oficina, entre los que destacaban mesas, archivos metálicos rotos y diferentes artefactos del mismo género, todo ellos  en apariencia inservibles o en muy mal estado. Era una gran acumulación de basura de toda laya que nadie jamás habría imaginado. No había dudas de que el interior de esta construcción se había convertido en un  depósito de cosas inútiles y albañal improvisado de sus alrededores. Tiempo después cuando decidimos entrar oficialmente para iniciar los trabajos relativos a la obra –el mural más grande–, logramos desalojar de allí unos nueve volteos repletos de escombros y chatarra. En efecto, algo trágico –mejor sería decir grotesco–, había sido el destino de esta edificación, un vertedero de mugre oculto a la vista pública. Nuestra visita de aquella tarde nos dejó más preguntas que respuestas, en especial una que aún nos sigue inquietando.  ¿Cuál fue la razón por la que nunca se puso en funcionamiento? Ha sido ésta interrogante la que con los años ha dado lugar a toda clase de leyendas urbanas, comentarios disímiles, y naturalmente, inspiración para  la imaginación popular, dando fuerza a esa abundante y espesa fábula colectiva que todos los pueblos construyen en su devenir.

Un par de meses después, durante una de esas tertulias que no tienen otro propósito que matar el tiempo, en Caracas, posterior a una reunión de la Dirección Nacional del MAS, adonde acudimos con Manuel Vargas por ser ambos integrantes de la misma, conversamos sobre el tanque del INOS. Manuel, es un reconocido artista plástico del estado Zulia, conjuga de manera poco frecuente un desbordante talento con una humildad enmarañada, ascética, adversa al arribismo que en el mundo del arte prende como la verdolaga. No imaginé, en honor a la verdad, y siempre lo he comentado, que Manuel a los pocos días, de improviso -acoto que para aquellos tiempos en Venezuela los teléfonos celulares aún no habían hecho su debut masivamente-, me sorprendería con su visita en horas del mediodía en mi oficina de entonces.
-¡Listo, ya tomé las fotos del tanque!… -me dijo sonriente, sudado, y con el pelo encrespadamente embarullado, como uno de esos personajes que delirantemente dibuja en sus cuadros y que alguna vez suscitara el comentario bromista de Luis Hómez: “ya sé porque Manuel Vargas pinta gallos, ¡son autorretratos!”. Allí comenzó todo. La aventura del mural más grande, y también, la sólida amistad entre ambos hasta nuestros días. 
Con el primer boceto de la obra, especie de abreboca que inicia la idea de la propuesta plástica, y que aún conservo entre mis haberes de mayor afecto, se dieron los primeros pasos formales, el primero de ellos consistía en  lograr la autorización legal para disponer del Tanque del INOS para los fines artísticos que nos animaban. Hubo de requerirse de Hidrolago, el ente público propietario de la estructura, la conformidad con el proyecto, para ello fundamentamos con el mayor detalle posible nuestro interés, una carta explicativa con los aspectos técnicos desde el punto de vista plástico, el cronograma de ejecución y las fuentes de financiamiento de la obra. El ingeniero Hugo Socorro representante de la hidrológica en el Zulia, procedió de acuerdo con lo pautado, y conforme habíamos estimado, a darnos por escrito la respectiva autorización, no sin antes expresar con su comportamiento gestual su parecer interior, este servidor recuerda aquel momento como una viva muestra de escepticismo –no era para menos–, una idea algo alocada como esta, no podía suscitar sino  descreimiento. Esta correspondencia la guarda entre sus archivos la Fundación Cultural Ojeda 2000, institución sin fines de lucro que hubo de registrarse para acometer la ejecución de lo que hoy es el icono de Ciudad Ojeda.  

Una vez habilitados formalmente, entre las primeras iniciativas que se emprendieron fue la de elaborar una perspectiva de la obra y la respectiva maqueta a escala de dos metros de altura, a cargo de ello estuvo el también artista plástico zuliano Roberto Rincón, cuyo buen juicio en los aspectos técnicos y abordaje posterior de la ejecución fueron fundamentales para culminar la obra. En el lobby del Hotel América de nuestra ciudad se exhibe la perspectiva del mural realizada por Roberto, un bello cuadro, elegantemente enmarcado de más de metro y medio de ancho, que plasma la visión del artista interpretada por el perspectivista de manera glamorosa. Este primer trabajo artístico fue vendido al hotel para cubrir parte de los muy elevados costos de la obra que recién comenzaba.  Fue una verdadera ordalía obtener recursos económicos para llevar adelante el proyecto. A Manuel Vargas y Roberto Rincón se les ocurrió la brillante idea de convertir en cuadros, debidamente enmarcados y firmados en original por el autor, algunas de las fotografías de varias partes o secciones que conforman el mural, con estas piezas artísticas realizamos la primera exposición abierta al público, allí, una treintena de cuadros fueron presentados a los interesados, siendo la mayor parte adquiridos por buenos y leales amigos compenetrados con nuestro propósito. Recuerdo de manera muy particular el caso de un norteamericano que asistió a la exposición y amablemente adquirió dos de esos cuadros, fue el primero que tomó la iniciativa, su nombre era Bill Rohr o algo parecido.   

Aquellos días fueron realmente tormentosos en el país, el conato de golpe del 4 de febrero de 1992 nos impactó enormemente, en algún momento sentimos estancado el proyecto. En los meses siguientes a la rebelión militar, en medio de todo ese torbellino, comprendimos que sólo con apoyo gubernamental sería posible llevar adelante la obra. Apenas habíamos podido realizar el diseño, retirar escombros del interior del tanque, construir la cerca para demarcar el área perimetral del futuro mural, además de alguna que otra parte del proyecto. Uno de esos días extraños que sólo nos aparecen en medio de la angustia, decidimos hacer maletas y tocar la puerta del CONAC y del Ministerio de la Cultura, bajo dirección entonces del doctor. José Antonio Abreu. Era sin duda toda una personalidad en el medio, sin embargo, aún  no tenía la consagración que por estos días ha cosechado con el sistema nacional de  orquestas de Venezuela.  Allí fuimos con un portafolios improvisado, hecho a mano, de cartón de ese que llaman doble faz, para llevar sin dañar las perspectivas de la obra, fotografías y descripciones técnicas en planos y demás detalles que no podíamos doblar so pena de malograr el material. Rodrigo Cabezas, justo es reconocerlo, sirvió de interlocutor entonces. Un lunes de un mes posterior a la rebelión militar, que no recuerdo ahora con precisión, bien temprano estaba haciendo filas en el despacho del ministro Abreu en el Teresa Carreño. No sé bien por cuales motivos, la cita previa no se había concretado, de modo que el alto funcionario no me atendería… Allí me quedé en la antesala del despacho ministerial, sentado con mi portapapeles en las manos y la cara de provinciano desesperado que imagino tenía en esas horas ingratas.
–Señorita, pero es que yo vengo de Ciudad Ojeda, ¿usted sabe dónde queda esa ciudad?... Tengo cita con el ministro para hoy, no puedo irme sin que me atienda… –le manifesté a la joven asistente una vez que con toda su bonita sonrisa me hacía saber que el doctor Abreu no me atendería.
–No, no sé… ¿será en Ciudad Bolívar? –me contestó en tono dubitativo con la misma sonrisa congelada. Era evidente que ese nombre sonaba por primera vez en sus oídos.
–No, señorita, queda en el estado Zulia, en la costa oriental del Lago de Maracaibo…
–Caramba, que contratiempo, pero en verdad, el ministro no podrá atenderlo, tendrá que regresar en otro momento y antes debe confirme su cita… –su expresión facial finalmente mostró la intención de poner fin a esos breves minutos de conversación. Levanté mi portafolio ligeramente apoyado en el piso, miré en derredor y me dirigí a uno de los asientos de la antesala, allí con una determinación surgida del enojo, la impotencia, la frustración y las entrañas de la amargura, le dije:
–Muy bien, señorita, no me iré hasta que el ministro no me atienda, voy a esperarlo aquí sentado, tengo todo el día, no tengo otra alternativa. La mujer no respondió.

En Valencia,  Pinturas Montana, nos recibió con un equipo de técnicos para evaluar nuestra petición de patrocinio del mural, comunicación que semanas antes remitimos para formalizar la solicitud. Allí llegamos, también, con el mismo portafolios, la conclusión de la sesión de trabajo fue muy alentadora, días después varios ingenieros de la empresa visitaron el tanque, hicieron sus pruebas en la superficie a efectos de medir la porosidad, el pH, y condiciones ambientales, para sugerir finalmente  el tipo de pintura que habría de emplearse, el protocolo de aplicación y los aspectos técnicos que debían  considerarse. Fue en ese  momento cuando comprendimos que el mural no podía  pintarse como habíamos imaginado, era necesario un tratamiento especial y un tipo de pigmento capaz de mantenerse por largo tiempo bajo condiciones severas de corrosión, salinidad y las inclemencias del astro rey. La recomendación técnica, en ese sentido, fue concluyente, habría de emplearse poliuretano en dos componentes, luego de cubrir a modo de fondo o base, toda la superficie con una película de poliuretano transparente y fondo antialcalino. Menudo problema nos habíamos comprado, previamente a esto, era imprescindible el lavado con agua y jabón de la superficie completa del tanque, nada más y nada menos que… ¡¡cuarenta y dos metros de altura de una superficie cilíndrica!!

Por si fuera poco, en el diseño de la pintura, Manuel Vargas había planteado la construcción de sendos arcos que simulaban inmensos ventanales virtuales. Pues esos arcos debían construirse a unos treinta y cinco metros de altura, en lo que con la rutina de trabajo llegamos a definir como la corona del tanque, doce arcos en total con sus respectivas curvaturas para su debida integración visual y estética a toda la superficie.
-¿¡Coño, y esos arcos son muy importantes!? -llegué a preguntarme en momentos de exasperación, pues ello significaba el requerimiento de equipos especiales para subir y trabajar en altura, y desde luego, una complicación adicional al tema de la pintura. Luego de ensayo y error, se pudieron construir de acuerdo con las sugerencias de un arquitecto amigo y el ingenio de Roberto Rincón, para lo cual  hubo de perforarse cada veinticinco centímetros el área donde irían los arcos –sólo imaginen la cantidad y calidad de mechas de concreto usadas para poder perforar la pétrea pared del tanque–, incrustar trozos de cabillas a modo de anclajes en cada uno de los agujeros, después unirlos  con alambre dulce para conformar una especie de lecho alambrado, posteriormente colocar láminas de anime  sobre  dicho lecho, seguidamente,  cubrirlas con una malla metálica  para finalmente aplicar la capa de cemento debidamente frisada. Una vez superado el tormento de los arcos se procedió con el fondo antialcalino y una espera de varias semanas a que dilatara el concreto de la nueva estructura sobre la antigua superficie del tanque para corregir las grietas.

El trabajo de transferencia de las imágenes a la escala real fue abordado directamente por Manuel y Roberto, a efectos de la crónica, detallo algunos de sus pormenores. En primer lugar fue necesario levantar un registro fotográfico de todo el diseño, se hizo una especie de división de la misma en cuadros a modo de rompecabezas para ensamblar por piezas el mural en su escala real, cada una de esas piezas fue calcada en papel bond a través de la proyección fotográfica sobre el papel en unas dimensiones de tres metros de ancho por dos de altura, el propósito de ello era ubicar a dos personas sobre cada guindola de trabajo para “confrontarlas” con cada una de las piezas o “muralitos” que debían transferir del papel bond a la superficie del tanque. Todo el conjunto de imágenes transferidas tenía una codificación de colores que el autor de la obra previamente había realizado a fin de guardar la mayor fidelidad posible con el diseño plasmado en la maqueta. Las labores de dirección y supervisión en el momento de la transferencia de imágenes y aplicación de colores, exigieron de Manuel una dedicación obsesiva al trabajo, recuerdo las exigentes jornadas bajo los efectos inclementes de nuestro ardiente sol, y la emoción que significó para todos ver plasmada la primera figura en las alturas de la mole que ya dejaba de ser tanque para transformarse en el mural más grande, icono de la ciudad hasta nuestros días.  
Pinturas Montana nos donó cien galones de pintura de los casi cuatrocientos que se emplearon. De aquellos días recuerdo la desagradable ocasión en que fueron sustraídos cuarenta y cinco  de esos galones de manera inexplicable y al amparo del mayor sigilo,  un sábado que pertenece a la antología de malos recuerdos que todas las personas acumulamos en nuestra vida.  Hecha la denuncia en los cuerpos policiales, y pese a mi insistencia por dar con los autores, nunca supimos nada de los responsables. Nos tocó pasar la página, ser más previsivos y continuar con el proyecto.
En medio de toda la tormenta política de 1992 y 1993 -lapso en el cual ocurrieron dos intentos de golpes de estado, renuncia del presidente de la república, elecciones regionales y municipales-, el estado Zulia vivía una situación muy particular, como se recordará el gobernador electo en los comicios regionales de 1992, vencedor para segundo periodo, fue Oswaldo Álvarez Paz. La nación vivía una gran efervescencia electoral. El expresidente Rafael Caldera y Andrés Velásquez despuntaban en el panorama presidencial, y el recién electo gobernador del Zulia, luego de un proceso de primarias en el partido Copei, obtiene la nominación para optar a la presidencia de la república. Este hecho político determinó que en nuestro estado se efectuara una nueva consulta electoral para escoger al nuevo mandatario regional. Pues bien, en diciembre de 1993, los venezolanos elegimos al nuevo presidente, y los zulianos al gobernador sustituto de OAP. Los resultados dieron ganadora a Lolita Aniyar de Castro.

Pasadas las tres la tarde cuando las tripas afinan su concierto metabólico por el retraso de las casi tres horas del almuerzo de rigor, la puerta de fondo que celosamente custodiaba la asistente ministerial, se abrió con suavidad, casi con timidez, si alguna emoción habríamos de atribuirle a la simple acción de girar una manigueta, no era ésta una puerta cualquiera, detrás de ella la figura pequeña de un hombre de anteojos gruesos y traje gris se asoma  apenas percibiéndose su presencia, discretamente avanza unos pasos en dirección a su asistente, y levanta delicadamente la manga de su traje, mira su reloj, y pregunta a la joven atenta a sus gestos.
–¿Tenemos alguien más pendiente? –la mujer me mira, un bolígrafo entre sus dedos índice y anular, se agita acelerado al compás inquieto de sus estilizados miembros, finalmente, y casi al mismo tiempo que mi reacción de levantarme del asiento, le contesta al ministro Abreu.
–Realmente, no, doctor. El joven lo espera desde esta mañana, pero él no tiene cita para hoy, sin embargo, decidió esperar… –con una curiosidad expresada en el gesto de bajar ligeramente la cabeza para dirigir los ojos de serenidad que se perciben entre los cristales transparentes, me observa con el portafolio que sostengo en mi mano izquierda mientras me acerco con mi otra mano extendida a modo de presentación.  

¡Mucho gusto, doctor, un placer conocerlo! Edinson Martínez, yo vengo de Ciudad Ojeda -esta vez me aseguré de dejar claro dónde quedaba la ciudad que tanto mencionaba, y obviar por innecesario el asunto de la cita previa-, estado Zulia… –una mano suave, pequeña, recibe con calidez la mía, y una repentina sonrisa se le dibuja en el rostro, como si al momento recordara conocerme o puntualmente alguna idea iluminara la ocasión.
–¡Ah, sí, si por supuesto, mucho gusto, el diputado Cabezas me habló hace unos días sobre su propuesta, venga, pase adelante, qué le trae por aquí… –entusiasmado por la acogida, supongo que la expresión de irritación, de desasosiego, de hace unos minutos, había desaparecido de mi rostro, en efecto, me sentía mucho más tranquilo. Al tomar el asiento que amablemente me ofrecía el ministro, tomé el curioso portafolios y lo coloqué discretamente justo a mi lado. Era un despacho amplio, como se supone ha de ser el lugar que ocupa un ministro, un personaje del mundo de la cultura del calibre del doctor José Antonio Abreu, quien para esos años ya tenía un gran prestigio que décadas después se consolidaría por su dedicación al Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela.
–Entonces, tú vienes del Zulia… –en este momento el ministro cambió del formal pero acostumbrado uso del “usted” entre los andinos, al menos distantes y circunspecto “tú”, y casi sobre su afirmación, le ratifiqué.
–Sí, del Zulia, de Ciudad Ojeda, ¿usted conoce Ciudad Ojeda?
–No, sólo conozco Cabimas, hace algunos años que estuve allí,  y a Maracaibo que he visitado muchas veces –el tono de la conversación era muy cordial, además, el ministro y presidente del CONAC -el gobierno del presidente Pérez había fusionado ambos despachos, la verdad confieso no recordar sí exactamente se trató de una fusión, o, en efecto, quien asumía la conducción del ministerio de la cultura, a su vez, también, ejercía la presidencia del CONAC-, era un hombre cuya fisonomía lo revelaba como una persona de una gran modestia, discreto, comedido, atento, estas circunstancias facilitaron el abordaje de la petición que nos había llevado hasta el Teresa Carreño.
–A ver cuéntame, ¿qué te trae por el ministerio? –dijo finalmente mientras enfocaba su mirada hacia el artilugio que minutos antes había colocado a mi lado. Emocionado lo tomé diligente, y sobre un escritorio, tal vez mesa de trabajo, de un extremo perfectamente integrada al decorado del despacho, abrí el misterioso equipaje, una a una fui sacando de su interior la docena de fotografías que en dimensiones de sesenta por cuarenta centímetros, mostraban partes de la obra, un par de planos, un dossier explicativo y la respectiva carta-solicitud de apoyo financiero para ejecutar el mural más grande. Todo el material lo fui colocando sobre la mesa, y brevemente -tal vez como una ametralladora sin hacer pausa explicativa- detallaba el concepto y propósito del trabajo artístico, hacía especial énfasis en la condición de una estructura cilíndrica construida como tanque de agua que nunca se había utilizado, a tales efectos, mostraba un par de fotografías del tanque “como Dios lo trajo al mundo”. En fin, un torbellino de explicaciones y definiciones que el ministro escuchaba con atención mientras repasaba las fotos. En una pausa de mi explicación, éste se sonríe y me pregunta:
–¿Tú eres artista plástico? –en ese momento quise serlo, estaba tan enajenado por la obra, tan devorado por ella, hablaba y explicaba como un artista plástico, pero no lo era, soy absolutamente incapaz de hacer una línea recta. En algún momento recordé mis días de infancia en que mi casa tenía cuadros por todos lados, no eran de nadie reconocido, eran fotos de revistas enmarcadas, y en la sala un mural en una de sus paredes que una amiga de mi mamá, con cierto talento para la pintura, había dibujado ante la mirada expectante de todos.
–No, doctor, yo soy economista… –el rostro de mi interlocutor se iluminó como si descubriera que de verdad yo era un dedicado artista plástico, como si no hubiese escuchado que no lo era, que en su lugar pertenezco a esa especie de la que se dice que todo lo que vaticinan nunca lo aciertan, en donde lo más cercano a un trazo pictórico son las gráficas y curvas estadísticas.
–¡Caramba, que sorpresa, yo también soy economista! –la verdad no lo sabía, lo suponía abogado, o, de cualquier otra profesión, menos economista. Esta circunstancia definitivamente nos acercó en esos momentos con un feeling muy oportuno para el propósito de nuestra entrevista. Luego de examinar el material presentado y leer la correspondencia, me dijo:
–Mira, de verdad es muy interesante tu proyecto, es la reconversión de una estructura en una obra de arte urbano de gran formato, te vamos a ayudar en tu obra, pero eso depende de un informe que voy a pedirle a Juvenal Ravelo que haga sobre el proyecto. Pero sólo hay un pequeño detalle, Ravelo no vive en Venezuela, él vive en Paris, cuando venga en el curso del presente año, voy a pedirle que haga una evaluación y me  haga llegar sus recomendaciones, de eso depende el apoyo que podamos darte por el CONAC –con cierta desazón recibí la explicación, nuevamente sentía que no sería fácil, que era poco probable obtener de alguien que ni siquiera vivía en el país una valoración del proyecto. Además, el país estaba “patas arriba”, así,  en medio de todo este barullo, no sentía ni una pizca de optimismo justo en este instante.
–Doctor, muchas gracias por todo su apoyo, cómo podríamos saber en qué momento vendrá esta persona y cuando hará el informe, nos gustaría poder conversar y hacerle toda la explicación del proyecto, de ser posible, que nos visite en Ciudad Ojeda, para que conozca directamente la estructura donde se pintará el mural.
–Si, desde luego, naturalmente, aquí en la solicitud están sus teléfonos, de todos modos, deja con mi asistente tu número telefónico que en cuanto Juvenal llegue a Venezuela, él los contactará con toda seguridad –así nos despedimos y conforme a su petición entregue a la asistente que no sabía donde quedaba Ciudad Ojeda, la información que podría serle útil al ministro.

El colombiano que se había ofrecido para trabajar en el mural, el único que aceptó hacerlo asumiéndo los riesgos de trabajar en altura, lavar el tanque con agua y jabón, construir los arcos que caprichosamente Manuel Vargas había plasmado en su diseño para complicarnos la vida, y finalmente pintar el mural, fue detenido por la PTJ como sospechoso del robo de parte de las pinturas recientemente donadas por Pinturas Montana, una enorme decepción luego de la confianza y el buen ritmo de trabajo, sentimos entonces. Allí descubrimos que su verdadero nombre no era aquel con el cual se presentaba y se hacia llamar, que su cédula, por tanto, no le correspondía, sin embargo, nunca se pudo comprobar su autoría en el delito de hurto, varios días detenidos, con los generosos tratamientos incluidos que todos conocemos aplica nuestra policía a los sospechosos de algún delito, no lograron, más allá de precisar la verdadera identidad, revelar ningún indicio de culpabilidad. A las pocas semanas no tuvimos más remedio que volverlo a contratar, esta vez, con su verdadero nombre, que nunca usamos para dirigirnos a él porque ya estábamos acostumbrados al anterior.

El agua seguía siendo un problema grave para la ciudad y la campaña electoral de 1993 apretaba en toda su intensidad. De vez en cuando recordaba el compromiso del ministro. En Venezuela para aquellas fechas los teléfonos celulares eran una novedad, sólo unos pocos los poseían -no era mi caso-, recién salía al mercado un aparato enorme de color gris que exigía abrir la mano completa para sujetarlo y que la chispa popular bautizó como el bloque por su parecido al monolito de cemento gris que se usa en la construcción. Visto en la distancia del tiempo el hecho de que alguien de un ministerio, en medio del hervidero que era el país, se tomara el tiempo para discar el número telefónico de un anónimo, como en efecto era mi caso, de una ciudad del interior, y se ocupara de una petición más o menos atolondrada de ese desconocido, he de reconocer que fue una verdadera suerte que haya ocurrido, un acto similar a ganarse la lotería, si de comparaciones se tratara, tendría que admitir que tiene casi la misma probabilidad de ocurrencia. Y, ciertamente, ocurrió.
–Edinson, tienes una llamada -me dijo un domingo imborrable en mi memoria, entre las diez y once de la mañana, mi esposa con el teléfono entre las manos.
-Aló, buenos días, dígame -dije al momento de acercar el aparato a mi oído mientras pensaba sobre quién podría llamarme un domingo en la mañana.
-Buenos días, mire por aquí le habla Juvenal Ravelo, le estoy llamando de parte del doctor José Antonio Abreu, quien me pidió lo llamara personalmente para conversar sobre un proyecto que usted tiene pendiente por evaluación… -el genio había salido de la botella, nunca me lo imaginé. Juvenal Ravelo es uno de nuestros artistas plásticos más reconocidos, junto a Soto y Cruz Diez integra el movimiento plástico conocido como arte cinético, género que prestigio les ha dado. El ministro había cumplido su promesa.
-Si, si, como no, mucho gusto, a la orden, usted me dirá… -apenas pude contestar admirado de la sorpresa de la llamada.
-El ministro me hizo mucho hincapié sobre el proyecto, que evaluara su factibilidad y le rindiera informe, para eso, debo ir hasta… ¿Ciudad Ojeda…?
-Si, Ciudad Ojeda, estado Zulia -remarqué sobre sus palabras comprendiendo el tono de duda que expresaban sobre el lugar donde efectuar la inspección.
-El asunto, es que yo no conozco Ciudad Ojeda, no sé cómo llegar hasta allá, tengo previsto viajar el próximo sábado, me iría por avión hasta Maracaibo, en el primer vuelo de la mañana.
-No se preocupe, yo lo busco en el aeropuerto y lo traigo al sitio donde pensamos hacer el mural
-Muy bien, muchas gracias, entonces no se hable más, de surgir algún cambio, inmediatamente le aviso, de todos modos, el viernes estoy confirmando mi salida -así culminó la conversación de escasos dos o tres minutos que fueron el punto de inicio del apoyo del CONAC al mural más grande.  El sábado acordado, muy temprano estaba parado con un cartel en mis manos que decía JUVENAL RAVELO en la puerta de llegada de los vuelos nacionales del aeropuerto de La Chinita, allí conocí personalmente a esta importante figura de la plástica nacional, un hombre de baja estatura, de un bigote canoso, con una guayabera celeste que rápidamente reconoció su nombre entre el grupo de personas que siempre se arremolina esperando el arribo de amigos o familiares.  

Una tarde de un mes que no recuerdo de 1993, en pleno desarrollo de la campaña regional para escoger el gobernador del Zulia, Lolita Aniyar, aspirante postulada por el MAS, y a quien apoyé con todo mi empeño, estaba de gira por el municipio Lagunillas, en un momento previo a la visita pautada para Las Morochas, mientras nos dirigíamos al compromiso proselitista, nos detuvimos frente al tanque, poco era lo que para entonces habíamos avanzado en la obra, tal como hace un rato comentaba, allí estacionados, sin testigos de por medio, entre las dos o tres de la tarde, bajo la intensidad de los rayos del sol que a esta hora escogen el tanque desde la mira del lago de Maracaibo, le dije:
-Si llegamos a ganar, que es muy probable que así sea, sólo quiero pedirle que nos ayude a culminar esta obra… -saqué  de la guantera de mi carro una fotografía tipo postal de la perspectiva que Roberto Rincón había preparado para promover el mural, la futura gobernadora, tomó la foto entre sus manos, la miró detenidamente, sus ojos grandes entre las cejas pobladas que luego aprendí a descifrar cuando algo no le gustaba, voltearon hacia el tanque que nos vigilaba en toda su desnudez, y sonriendo me dijo.
-Edinson, tú como que te volviste loco… -el gesto de complicidad, de identidad al mirarme, aún lo conservo como un gratísimo recuerdo en mi memoria, seguidamente agregó:
-Es un mural inmenso…vamos a ganar primero y lo haremos.

En la Fundación Ojeda 2000 teníamos gran angustia por el estancamiento de la obra, para 1993 no lográbamos cristalizar el proyecto. Habían transcurrido desde su etapa inicial dos años y aún, a pesar de las promesas, no teníamos nada en concreto. Por sugerencias del profesor y amigo Raúl Briceño, integrante de la directiva de la fundación, decidimos contactar a la señora Julieta Arriechi, conocida empresaria local, para presentarle el proyecto y en similares términos que antes se había hecho con Pinturas Montana y el CONAC, mostrar los detalles de la obra. Un miércoles muy temprano nos recibió en su casa, asistimos con la solemnidad del caso, Roberto Rincón, Manuel Vargas y Mercedes Marcano, integrante de la directiva de Ojeda 2000. Luego de las presentaciones de rigor, las explicaciones que se hicieron fueron de mucho detalle, en esta ocasión, la presencia de los autores del proyecto reforzaba enormemente la relevancia del encuentro. A media mañana, cuando era muy poco lo que restaba por argumentarse, la anfitriona de la reunión, toma la palabra para expresa su satisfacción, y seguidamente nos dice.
-Bueno, yo los voy a ayudar, les voy a dar una cantidad que es mi número de suerte… -la mujer nos miraba complacida, sonriente, al tiempo que cada uno de nosotros celebramos en nuestro interior la buena hora. Por mi parte, intentaba, en esos breves segundos previos a conocer cuál era su número de suerte, descifrar el acertijo numérico.
-María, tráigame la cartera roja que tengo dentro del carro -escojo el nombre de María para contar lo sucedido aquella mañana, pero en realidad, no recuerdo -el tiempo no pasa en vano- el nombre pronunciado por Julieta, se trataba de una empleada doméstica que diligentemente, en muy poco tiempo, entregó a la empresaria la elegante cartera que antes le había pedido.
-Mi número de suerte es el siete, les voy a dar siete millones de bolívares, ¿a nombre de quién hago el cheque? -una vez que dijo su número de suerte, no se como opera el pensamiento de modo tan veloz, pero en nanosegundos -si vale el término-, antes que dijera la cifra del cheque ya me había paseado por varios montos en orden creciente de setenta a setecientos mil…, ¡no alcancé a llegar a los siete millones! 

-Hola, tú eres Edinson, ¿supongo?
-Si, si, encantado de conocerlo -le dije muy contento al recibirlo. Como creo haber escrito antes, Juvenal Ravelo, es un hombre de baja estatura, de piel morena y pelo pegao, el típico venezolano, de buen trato y sumamente riguroso en su oficio. Enseguida de presentarnos nos dirigimos a mi carro para viajar hasta Ciudad Ojeda.
-Yo no conozco Ciudad Ojeda, nunca he estado allí -volvió a decirme en un tono que delata su condición de oriental.
-Ciudad Ojeda es la capital del municipio Lagunillas, estamos a una hora más o menos de distancia, es una región petrolera, como casi todo el estado Zulia -le expliqué al emisario del ministro de cultura mientras iniciábamos el trayecto hacia nuestro destino.
-Mira, Edinson -las formalidades a este tiempo, ya se había desdibujado y el trato era de mayor familiaridad-, el doctor Abreu me insistió mucho en esta inspección, tuve que sacar tiempo de dónde no tenía para poder venir, debo regresar a Paris dentro de poco, así que ando en carrera con tantos asuntos que atender.
-¿Pero, sí tendrá tiempo de hacer el informe para el ministro? -le pregunté algo preocupado puesto que de ello dependía el aporte financiero del CONAC.
-¡Claro!, es un compromiso -contestó enseguida.
Cuando llegamos a Ciudad Ojeda, en el mural nos esperaba Lucido Maureira, integrante de la directiva de la fundación, y centinela eterno de la obra desde sus inicios, amigo que consagró veinte años de su vida a su cuidado sin paga alguna. Fue un sábado en la mañana, no me pregunten de cuál mes porque sería una exigencia de muy alto calibre para este minicronista accidental.
-¡Caramba, es alto! ¿Cuánto mide? -fueron las primeras interrogantes del reconocido artista plástico.
-Cuarenta y dos metros y medio de altura, casi el equivalente a un edificio de trece pisos -le dije al instante. El hombre caminaba en derredor de la estructura y la observaba con detenimiento, como seguidor de Hamelin, le seguía a todas partes presto a sus interrogantes.  
-¿Tú dices que esto era un tanque de agua?
-Si, eso es, fue construido hace unos treinta años, pero nunca se usó… -a cada pregunta las respuestas eran automáticas, era una rutina de tantas veces que casi era un guión con muy pocas variaciones de un interlocutor a otro.  
-Chico, que interesante…
Al culminar la inspección del hasta entonces tanque del INOS dimos una vuelta por la ciudad, quería mostrarle Ciudad Ojeda, le hablaba un poco de su historia, punto aparte ya, en un cierto sentido, el tema del mural más grande, la conversación giraba entonces sobre la ciudad, al final del recorrido, que como comprenderán era sumamente corto y elemental, decidí llevarlo a uno de los edificios para tener una vista aérea de su casco central y periferia. Una vez instalados frente a un gran ventanal a quince pisos de altura, cortesía improvisada de mi madre, Juvenal Ravelo me dijo como si saliera de las profundidades de su alma de artista. 
-¡Que ciudad tan bella, es redonda! -eso dijo a primera vista, que éste extraño personaje, visitante fortuito y residente habitual de una de las ciudades más bellas del planeta, expresara este maravilloso halago, ha sido para mí un obsequio extraordinario que siempre recuerdo con gran afecto.
Juvenal Ravelo hizo su informe para el ministro y regreso a París. Al poco tiempo desde el CONAC me comunicaron que había sido aprobado un aporte especial para ejecutar la obra el mural más grande.
Lolita ganó la gobernación y al año siguiente, el trece de diciembre de 1994, inauguramos el mural más grande, la locura de aquella tarde calurosa, de ella tuvimos su apoyo entusiasta y decidido, jamás habríamos podido culminarla sin su aval moral y financiero. El trece de diciembre fue un momento feliz para todos los que estuvimos involucrados en este proyecto, sin embargo, la obra no se limitaba a la ejecución del mural sobre la superficie de la inmensa mole de concreto. Una vez finalizada esta etapa nos planteamos la idea de convertir el espacio interior de la estructura en un salón de uso múltiple, y el área circundante en una modesta plaza con caminerías, áreas verdes y un módulo de servicios con sanitarios y oficina.  En 1997 con el apoyo de la Asamblea Legislativa culminamos todo el proyecto, tal como fue concebido por los artistas plásticos. Manuel Vargas hizo un mural interior de unos ciento veinte metros, y Roberto Rincón, diseñó la estructura metálica y techo con la respectiva iluminación artística, dicho salón lleva por nombre Julieta, por la de Romeo, y también por la nuestra, por aquella dama que la mañana de un miércoles cuatro años antes, abrió su cartera, pero antes su corazón, para apoyarnos en esta maravillosa aventura que desde aquellos días es icono de la ciudad.

-Hola, ¿cómo está usted? -le dije al hombre de guayabera blanca que conversaba con una joven asiste a la exposición.
-Muy bien, gracias… -era evidente que no me recordaba, sin embargo, por esa cortesía que no se sí de los venezolanos, o de todas las personas que cuando no recordamos a alguien, por lo general la premiamos con una leve sonrisa para suplir el olvido, en efecto, no me recordaba, habían transcurrido tal vez quince años o más desde la única vez que nos vimos. Como lo supuse antes de visitarlo en el MACZUL, decidí preparar un sobre de manila con una secuencia de fotografías a full color del mural y varias tomas áreas de la ciudad para obsequiárselas, las saqué de inmediato del sobre, se las mostré y le devolví la sonrisa.
-¡Claro, ahora te recuerdo... yo le entregué el informe al ministro! -me dijo entusiasmado.
-Si, yo lo sé, ya concluimos la obra, se llama el mural más grande.
-¡Que maravilla, cuanto me alegro!

Nota: El agua aún sigue siendo un severo problema para la ciudad, ahora cuando culmino la crónica, tres días han transcurrido desde la última vez que el grifo ha celebrado la excepcionalidad de su presencia.

jueves, 11 de enero de 2018

Ciudad sin secretos

Ciudad sin secretos

Hay una ciudad sin secretos,
lecho insurrecto de cielo gris,
paraje de lluvias y sol sin pretextos.
Una ciudad extraña de corazones opuestos,
de almas andantes sin destino cierto.
de pecados fugaces y heridas mortales.
de sueños audaces y logros reales.
Una ciudad extraña de regazo abierto,
maleficio errante de crepúsculo eterno,
polvo salvaje cubierto de enojo,
destierro acre sabor a despojo.
Hay una ciudad sin secretos,
danza rebelde de besos tiernos,
tierra de inviernos y sol sin tormentos.
Una ciudad extraña en un mundo terco,      
causa y efecto de un mismo gesto.
Tardes flameantes le sirven de techo,
vértigo efímero de sus recuerdos.

Hay una ciudad sin secretos,
de lejanos puertos y barcos sin velas,
rumor de naves en aguas serenas.
Una ciudad extraña de perpetuo encanto,
desvelo fortuito de quienes llegando
amparan sus llantos que van olvidando.
Y grande el empeño va conquistando,
el negro viscoso de la tierra brotando.
Hay una ciudad sin secretos,
espera paciente de la fortuna,
olvido silente que nos tortura,
destino siguiente la sepultura.



Si alguna vez brilla en la oscuridad


Si alguna vez brilla en la oscuridad,
no te asustes, no es fantasma, ni espectro alucinante,
es la ciudad con su traje intimidante.
Somos dos los trashumantes,
ángeles perdidos siguiendo caminantes, 
veladores de sueños que se esfuman vacilantes.
Si alguna vez lo supieras,
que en tu mirada penetrante,
dos lunares se dibujan en un destello distante,
hechizo afortunado que la noche va ganando,
en este azar rutilante de abstraídos navegantes.
Si alguna vez brilla en la oscuridad,
no te asustes, no es dislate, además de la ciudad,
también deslumbran tus ojos adorables


Edinson Martinez 

domingo, 13 de agosto de 2017

Un viaje sin retorno

Un viaje sin retorno
Crónicas perdidas

“Una crónica es un cuento que es verdad”
Gabriel García Márquez

Por: Edinson Martínez
@emartz1

Nada es más parecido a un caballo que una moto, briosa cuando el piloto apenas conoce su talante, desbocada cuando el torrente de hormonas del conductor la hace volar sobre el pavimento, jubilosa cuando la destreza del jinete sobre el volante –las riendas– arranca las cabriolas festivas que exhibe a eufóricos expectantes. Aquella tarde frente al último semáforo de la avenida, aquel que marca el límite entre las parroquias Alonso de Ojeda y Venezuela, se posó en segundos a mi derecha aquel animal metálico rojo escarlata con su jinete al mando; sin advertirlo, como procedente desde alguna puerta invisible que ocasionalmente conecta el destino con el presente, apareció resonando sus escapes a golpes estridentes de monóxido, durante unos breves segundos en giro de autómata poseído, el hombre sobre la motocicleta proyecta su mirada   en derredor,  me mira sin verme, apenas tiene atención para el cambio de luces del semáforo.  Es Alberto, me dije, mientras recordaba algunas escenas del colegio donde estudiamos los primeros años de la primaria. La memoria suele ser caprichosa -ya lo he dicho antes-, a veces como una película nos conecta con el pasado remoto en instantes, sin embargo, en  otros momentos no podemos recordar el nombre de alguien que nos ha sido presentado horas antes. Recuerdo que eran dos hermanos, apellidados con el nombre de la capital de España, detalle  inolvidable para cualquier muchacho aprendiz en aquellos días de las capitales del mundo. Eran dos estudiantes como tantos otros si no fuera por el hecho de que uno de ellos tenía dificultad para hablar fluido, se le “pegaban los platinos”, así se decía entonces de todo aquel que presentaba algún grado de tartamudez, limitación, por cierto, superada con creces por su habilidad excepcional para jugar metras.  Alberto, en su lugar, era ágil y maromero, particularmente dotado para los deportes. Después del tercer grado les perdí la pista, supe de Alberto porque eventualmente, ya en edad adulta, participaba en competencias de ciclismo, deporte que por mucho tiempo tuvo en nuestra ciudad gran cantidad de seguidores, era frecuenta los fines de semana observar las vías cerradas al tráfico común porque los ciclistas tomaban su lugar para hacer alguno que otro torneo. A varios de ellos fui como ocasional espectador para entretener el ocio dominguero.   
Cuando enciende la esperada luz verde, el motociclista acelera con fuerza toda la cilindrada que a cuatro tiempos desarrolla el portento de doble ruedas, los cauchos chillan en el asfalto y levantan como niebla diabólica el humo azul resultante de la fricción desmesurada. Las bicicletas son parientes cercanos de las motos, especie de primos hermanos de un mismo tronco genealógico, es la combustión la que los separa. De modo que no es de extrañar que alguien con afición por el ciclismo, también termine siendo un apasionado por las motocicletas. Tal vez ese haya sido el caso de Alberto Madrid. En el colegio donde estudiamos, una única maestra velaba por nuestro aprendizaje, y también,  por nuestras travesuras que eran muchas, inocentadas bobas –valga la acotación generacional– al tenor de las que medio siglo o más son frecuentes en nuestros centros educativos. No había pupitres, sólo bancas de madera, pesadas y pulidas. Debajo de grandes matas y en una especie de porche estrecho de una vieja casona color verde desteñido recibíamos clases en grupos. Era una construcción antigua, con mis ojos de infante la veía como un castillo viejo en medio de un pueblo que comenzaba a crecer.  Era el colegio Nuestra Señora del Valle ubicado en el lugar en que años después se establecería un centro clínico con el mismo nombre. Desde ese mismo colegio, cuando me dirigía a casa con el bulto escolar a medio cerrar y la algarabía que suele ser una fiesta cuando los escolares dejan las aulas, escuché de una radio encendida a todo volumen de una de las viviendas vecinas al colegio, la noticia que sacudió al mundo: ¡El presidente John Kennedy había sido asesinado!

Una vez que inicié la marcha, en la siguiente intersección, decidí regresar, opté por dar la vuelta en “U”  a la altura del antiguo cementerio del municipio, el lugar donde nadie debe hacerlo por prohibiciones expresas de la ley, y también, por el sentido común que debe privar en una vía que es de alto tráfico en ambos sentidos. Sin embargo, nadie presta atención y las consecuencias en muchos casos han sido letales. Esta vez, por fortuna para este relator, no  tuve nada que lamentar, giré con habilidad de infractor furtivo y regresé a la ciudad. Algo del presente que ya era pasado me impulso a último momento a desechar el propósito de continuar hasta mi destino original. Siempre me ha sorprendido la magia que significan los planos temporales en que discurrimos; el pasado, el presente y el futuro. El presente está lleno de pasado y el futuro  un espectro que cabalga indescifrable sobre el presente.

A toda velocidad vi perderse en la distancia de la avenida la moto con el antiguo compañero de aulas, el viento contracorriente aturdía con fuerza su camisa que luchaba con la aceleración de la maquina, desbocado ante mis ojos se alejaba de la vida sin saberlo, nadie es testigo de su muerte, de ese viaje sin retorno que sólo tiene un protagonista, uno mismo.  Al día siguiente, El Regional del Zulia, registraba en su habitual página de sucesos la muerte trágica del conocido corredor amateur de ciclismo del municipio. Allí lo leí en un presente que ya era pasado. 

sábado, 15 de julio de 2017

Tasajeras Vs Tasajera

Tasajeras Vs Tasajera
Crónicas perdidas
Edinson Martínez
@emartz1

Con frecuencia, gracias a la política comunicacional gubernamental en pleno desarrollo –como bien diría Walter Martínez–, nos hemos habituado a ver los telenoticieros de otros países, así nos enteramos del clima en Cantabria, de los días soleados en Mayorca, o de las lluvias insufribles en los valles colombianos que acaban con las vías y la infraestructura de poblados enteros. Ni hablar de los detalles del Brexit, y  la candente lucha en las elecciones francesas. Todo eso da vueltas en las cabezas de quienes resistiéndose a ver la basura de los canales nacionales, opta por mover el control del mago de la cara de vidrio –como escribiera Eduardo Liendo sobre la TV–  hacia esos destinos, que en algunos casos, además de los cinco mil kilómetros de distancia que nos separan, también la cultura y su cotidianidad vital nos es extraña. Por eso cuando por mera casualidad nos topamos con alguna nota informativa familiar, nuestros sentidos se alertan. Así me pasó hace unas semanas atrás con el canal colombiano -Caracol Internacional-, en su noticiero estelar de las siete de la noche –aquí a las ocho–, cuando en el marco de una sección identificada como “El reportero soy yo”, un hombre, micrófono en mano, cual periodista en acción, reportaba su noticia desde Tasajera. Coño, dije, al tiempo que agudizaba vista y oídos. En segundos el man moreno con su acento costeño que trastoca las eses al final de las palabras por una especie de t o d frenada como bicicleta que se detiene apunta de pie sostenido sobre el caucho,  desplegó su denuncia. Modesto en el vocabulario, pero certero y claro para hablar, y no dejo de pensar en lo que siempre ha sido mi lamento sobre la manera de expresarse mis paisanos, cuán limitados y precarios son para exponer una idea sin volverse un ocho. El improvisado reportero popular denunciaba el estado de las calles, la insalubridad, la pobreza y el mal vivir decadente a causa del olvido gubernamental de Tasajera. Desde luego que la causa de mi interés fue por la calcada realidad de aquella población sobre la nuestra, como suerte de figura reflejada en el espejo, los mismos males con sus rostros similares, nombre semejante y costa besada por las aguas, como Tasajeras, la nuestra, aquel poblado, ahora fantasma,  enclavado en una de las costillas del Lago de Maracaibo.  Como el mundo es un pañuelo, en un momento llegué a pensar que su nombre podría deberse a la vena aventurera de algún tasajereño trashumante en la costa atlántica colombiana. Después de todo Tasajeras tiene en su haber excepcionales hechos que la memoria apenas retiene. La primera persona en suicidarse lanzándose a las aguas del lago desde el puente general Rafael Urdaneta, fue una malograda adolescente embarazada de esta localidad. Por si fuera poco, años  después, otro joven de la misma vecindad, aquejado por una pena de amor, decide su suerte de similar modo. Y como un trozo surgido del realismo mágico garcimarquiano,  un eunuco vasallo de San Benito que sobrevivió herido varios días entre los matorrales a causa de la cruel castración  a mano de dos hermanos, se convirtió en el hombre cero de Tasajeras. Pero como cuando un hecho lleva a otro, como la pieza del dominó que cae y arrastra a la siguiente, la buena praxis  médica de la que fue objeto por el galeno de guardia en el hospital, mereció los elogios de rigor, y también,  como consecuencia de su promocionado logro asistencial -he aquí la pieza que cae-, el descubrimiento de la impostura del profesional de la medicina, un osado practicante de origen colombiano que se hacia pasar por médico. Qué de extraño podría ser, entonces, que un natural  de éste caserío fundara pueblo en tierras vecinas.  Nadie lo sabe, como tampoco con precisión se conoce el origen de un nombre tan particular para aquel poblado nuestro. 

El 28 de marzo de 1895 el Consejo de Gobierno del Estado, mediante decreto legislativo, declaró la sesión de cuatro leguas de tierras que correspondían entre otras al caserío Tasajeras, a la parroquia Lagunillas del entonces Distrito Bolívar. La adjudicación se hizo en virtud de un decreto que tenía por finalidad dotar de ejidos a las parroquias que carecieran de ellos. Luego de la adjudicación de 1895. En 1922 un ciudadano de nombre Betulio Guijarro  solicita a la presidencia de la Asamblea Legislativa dejar sin efecto el decreto de cesión de finales de siglo. La razón que expuso en su solicitud fue la de no estar dicho decreto autorizado por el presidente de aquel momento, puesto que no aparecía su firma en el manuscrito, sino únicamente la del secretario. Efectivamente, se comprobó lo señalado por esta persona y la Asamblea Legislativa en lugar de enmendar la posible omisión involuntaria -sólo Dios y los actores de aquella época saben si fue deliberadamente olvidada la firma- del presidente de la Asamblea, se limitó a dejar constancia del vicio administrativo. Posteriormente, en el mismo año 1922, otra persona de nombre Bladimiro Jugo Padrón, comerciante, y vecino de Betijoque   se dirigió a la Cámara Municipal del Distrito Bolívar para solicitar se le restituyera a él,  y a su socio  y compadre General Santos Matute Gómez, los terrenos denominados desde tiempos remotos Tasajeras, por haberlos obtenido en razón de compra-venta celebrados con los herederos de Feliciano Rincón Fereira en 1917. Se señala en la solicitud presentada a la municipalidad que la compra hecha a este señor Rincón Fereira forma parte de una herencia que ha venido transfiriéndose desde 1811 hasta el momento de la compra. Así pues, se dice que los más antiguos dueños de Tasajeras son unos cónyuges de nombres Francisco José Prieto y Juana Catalina Estrada, que ya en sus testamentos de 1811 mencionaban a esa porción de terrenos como parte de sus bienes.

El 3 de mayo de 1922 el Concejo Municipal del Distrito Bolívar en sesión ordinaria declaró irrito el acuerdo de la Asamblea Legislativa del año 1895 donde se le otorgan en calidad de ejidos   a la municipalidad de Bolívar los terrenos de Tasajeras y partes aledañas. Reconociendo  de este modo la propiedad y demás derechos de Bladimiro Jugo Padrón y Santos Matute Gómez sobre tales extensiones de terrenos.

Resultado de imagen para santos matute gomez
Pero la historia no termina allí. Luego de salirse con las suyas,  los dos personajes citados se dividieron las propiedades, y tocó a Santos Matute la propiedad de Tasajeras, quien  posteriormente la vendió a Lino Ekmeiro,  y éste a su vez, a la Sociedad Anónima Británica The Venezuelan  Oil Concessions Limited en el año 1923 por la suma de doscientos mil bolívares exactos que la compañía pagó en efectivo.

De la gallera del pueblo la algarabía del juego no cesaba nunca. La pared blanca, dividía a la población en casi dos mitades perfectas, las casas de balcón a la izquierda, hacia el sur. Y a la derecha, hacia el norte, el resto del caserío. La estación de gasolina con su surtidor amarillo encendido adornaba el centro del pueblo. Sus arrestos de grandeza no imaginaban cuán negro habría de ser el devenir de su tiempo.  Del bullicio aldeano comparsa de la vorágine petrolera  de comienzos de siglo, no queda nada, ningún vestigio que dé cuenta de aquella época. En el lugar que ocupaba toda esta historia se encrespa una espesa vegetación con su cortejo de olvido, en nuestra memoria se yergue un Macondo que habita en el alma de poblaciones enteras que fueron mudadas sin respeto alguno a su arraigo. La reubicación de todos estos asentamientos por debajo de la cota cero del lago de Maracaibo no sólo se llevó a las personas a otros parajes, aniquilo su historia, su identidad, dejando en su lugar monte y olvido.   


Nota: Hace muchos años, en septiembre de 1993,  escribí un artículo titulado “Tasajeras en anverso y reverso”  del cual he tomado algunos párrafos que ahora transcribo en parte.